El Cuervo

El perseguidor

El Cuervo es un hombre primario; tuerto y pasado de kilos. Cabalga a lo largo de un páramo; canturrea esas canciones suyas por aliviar la soledad. No soporta el contacto humano, prefiere trabajar solo.

Tampoco es que resulte una bendición acompañarle: tiene mal beber, es violento, ladrón, traicionero y sanguinario.

En esta historia no vive ninguna búsqueda de sí mismo; se tiene muy conocido y se gusta como es. Su objetivo es más militar que personal: sus órdenes son atrapar a Micaela.