Raspa

El viejo rey de bandidos

En las Tierras Muertas, allí donde no queda nada que robar, Raspa el temible es un rey de bandidos. Sus hombres se han ido convirtiendo en unos deshechos embrutecidos; están hambrientos, son un desastre. Raspa, que en el pasado guerreó con verdaderos caballeros y soldados, ve estas carencias. Pero igualmente son sus hombres y él es su rey.

Raspa sí recuerda quién fue. El pasado caballeresco es el sueño al que se agarra para alejarse de este presente tan mezquino. Como guerrero, está en el crepúsculo. Padece del corazón y retiene líquidos, está hinchado; ha bebido en exceso y, sobre todo por las noches, le duele el hígado. Su salud es mala; Raspa sabe que le queda poco de vida.